7/17/’00

   ¡No es fácil! Definitivamente no es fácil esto de trabajar para ganarse la vida. El problema no es tener que trabajar, es lo que no puedes hacer mientras trabajas… dormir por ejemplo.
 
   Aunque trabajar aquí en el video no es ningún reto (si es que no considero como un reto el mantenerme despierto). ¡Pero ya cansa! Son seis años haciendo lo mismo, cuatro allá y dos aquí. Son seis años tirando películas, hablando con gente aburrida de aburrido entretenimiento. Aunque no lo puedo negar, cuando trabajaba allá… cuando estaba con Aurora… ese es quizá… o definitivamente el mejor momento de mi vida.
 
   ¿Cómo no lo va a ser? Una niña que me quiere… una niña que quiero… una cama bien chiquita que para nosotros era el centro del universo… aire acondicionado prendido todo el día… siempre había whisky y tenía con quien compartirlo (hay que querer a una nena que le gusta el Black).
 
   Entre los dos no ganábamos más de $800 al mes pero eramos felices. En realidad yo vivía de agregao’. Ella tenía room mate, “la prieta”. Ellas pagaban todo y lo que yo ganaba era para nosotros, aunque después de pagar mis deudas y comprarme un pal de discos no sobra mucho… pero era feliz.
 
   Y como toda historia de amor, como toda fantasía, la nuestra conoció su fin… yo fui el fin… metí la pata… lo jodí… y de ahí para acá nada ha vuelto a ser igual y estoy seguro que nada será igual. ¿Tiempos felices? Solo vasto yo para el “colorín colorado”.
 
   Ahora gano más del doble. ¡Soy jefe y tó cuento! Pero no es lo mismo, no tengo a Aurora. Y aunque quizá es a otra a la que llamo “la mujer de mi vida”… Aurora era la que era… la correcta.
…odio mi trabajo… bueno no… odio trabajar.
                                                                                                                              7/17/’00
                                                                                                                                                 Rodrigo
 
Anuncios

Acerca de sincalma

Tengo una boca y la se usar lo se por que se mentir...
Esta entrada fue publicada en "Dandole una oportunida al cuero o La necesidad se adueña del poeta", 2000, desvarios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s