9/13/’01

Debo estar maldito
no hay otra explicación
pues siguen siendo tus ojos
la sangre de mi adicción.
 
Y así como tu despiertas cada día 
despierto yo
sangrando de la misma herida
sin saber todavía por que te encuentro
en el centro de la vida.
 
Porque no hay dios
por poderoso que sea
que pueda cambiar
el curso de las mareas
porque no hay peor castigo
que la ausencia
ni peor condena que el olvido.
                                   9/13/’01
                                   Rodrigo

 

Anuncios

Acerca de sincalma

Tengo una boca y la se usar lo se por que se mentir...
Esta entrada fue publicada en "Español II", 2001, poemas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s