1/24/’04

Con un beso de esos de despedida
abrió mis ojos al abrir el día
 pero como soy de esos que no cree en propinas
me tapé con la almohada por falta de cortinas.
 
Y con la nostalgia a cuestas soñé que dormía
entre dos tetas que por ajenas a pecado olían.
 
Ya cercana la hora del laburo
apreté con ganas
lo que la dueña de las tetas nunca pudo.
 
Satisfecho está el que no se satisface
desayunado sigo con hambre
de moño y con peste a pote.
 
Cuesta arriba con trabajo pal trabajo
arrastro la pena de saberme sin reproche.
 
Tras el Don y sus pitirres
me espera ese olor inconfundible
a deber y hastío
a aceite quemado
y a crudo suspiro.
                                  1/24/’04
                                   Rodrigo

Anuncios

Acerca de sincalma

Tengo una boca y la se usar lo se por que se mentir...
Esta entrada fue publicada en "De Vuelta a Casa o El Aburrimiento y sus Cotidianos Complejos", 2004, poemas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s