6/28/’11

Ese ángel caído en mi hombro
que me dice: “no todo estará bien”
es quien convierte heridas en cicatrices
tan pronto la sangre deja de correr.
 
El momento del cambio
y el nunca deseado adiós
pesan tanto en el pecho
como la rabia y el rencor.
 
Dejo leer mis manos
a quien ignora lo que estos pies
de tanto andar saltando
han aprendido a esconder.
 
Ahora que dejo el barrio
sin saber muy bien porque
pretendo hacerlo tragando
la razón por la cual te insulté.
                                  6/28/’11
                                       Rodrigo

Anuncios

Acerca de sincalma

Tengo una boca y la se usar lo se por que se mentir...
Esta entrada fue publicada en "Espalda Baja o Dos Esquinas Mas Aca del Cielo", 2011, poemas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s