7/28/’11

Ni siquiera cuando tuve alas
volé tan alto
como lo he hecho contigo
solo cuando tu me has besado
pude bailar al ritmo
de mi propio latido.
 
La sangre en mis venas
sabe tu nombre
mis ojos andan en pena
si no les respondes.
 
La tinta en mi piel
y mi hígado fatigado
se renuevan de solo saberse
por dos suspiros a tu lado.
 
Pero son mis manos
y sus atrevidos dedos
las que morirán
de angustia y desconsuelo
sin posarse en tus nalgas
sin perderse en tu pelo
sin ser victima de tus labios
…entre tus dientes prisioneros.
                                7/28/’11
                                 Rodrigo

Anuncios

Acerca de sincalma

Tengo una boca y la se usar lo se por que se mentir...
Esta entrada fue publicada en "Espalda Baja o Dos Esquinas Mas Aca del Cielo", 2011, poemas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s