11/7/’11

Nunca besé por chantaje
ni perdoné por compromiso
y aunque conocí el ardor del fuete
nunca fui de los sumisos.
 
La paso bien escondido
la paso mejor al descubierto
y tampoco entiendo lo que escribo
luego del trance de soñar despierto.
 
Esto de vivir cautivo
de la sombra de un recuerdo
es una pena
un castigo
una cicatriz de la que no me arrepiento.
 
Por esas rendijas por donde solo entra un gato
con patas de conejo
se perdona solo el pecado
de dormir en nido ajeno.
 
Te ruego me perdones
si te asusto con mi verbo
es que nunca aprendí a contener el llanto
y olvidé como iba la canción que me dedicaste
mientras mordía tu cintura
aquella madrugada en el puerto.
                                                     11/7/’11
                                                      Rodrigo
Anuncios

Acerca de sincalma

Tengo una boca y la se usar lo se por que se mentir...
Esta entrada fue publicada en "Desde el Exilio...(me gusta decir)", 2011, poemas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s