12/3/’11

Juraba llamarse Patricia
pero tenía cara de Fernanda
tetas de Ivonne
y entre las piernas algo bien Victoria
y tan caliente como el sol.
 
Le gustaba el vodka con china
la yerba en pipa
y los besos como los que doy yo
quizá por eso aunque siempre andaba con prisa
prefería no usar reloj.
 
Y sucedió lo que siempre sucede
cuando te pesa la ropa
y a la carne se cede.
 
Yo brincaba arriba de ella
ella temblaba debajo de mí
y eran tantas las ganas de vivir
que yo olvidé respetarla
y ella olvidó mentir.
 
La profané de rodillas
y se confesó con todas sus uñas
nos hicimos cosquillas
de esas que ensucian
pero por no dejar caer a el suelo
lo que ella no quería en el pelo
deje en su espalda de Joanne
y en sus nalgas de Ivette
pequeños laguitos que no se dan
para lo de calmar la sed.
 
Y cerró sus ojos de Sofía
su boquita de Alexandra
mientras yo para mi repetía:
“esto jamás sucedería
si te llamaras María”.
                                 12/3/’11
                                 Rodrigo
 

 

Anuncios

Acerca de sincalma

Tengo una boca y la se usar lo se por que se mentir...
Esta entrada fue publicada en "Desde el Exilio...(me gusta decir)", 2011, poemas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s