3/27/’12

Cada lagrima que de sus ojos cae
la siento como un marronazo en el pecho
cada liquida navajita
que el alma le destazaja
también se entierra en mi
cual filosa y venenosa daga.
 
Y yo que de nada me arrepiento
cargo a cuestas el remordimiento
de haber sobrevivido enero
y la angustiante responsabilidad
del mas tajante de los “no puedo”.
 
Pero así como a veces suelo olvidar
que traigo una mujer desnuda tatuada en el brazo
también me suele pasar
que a mi propio entierro llego con retraso.
 
Y buscando un facsímil de realidad
me tropecé con un espejo
su espejo
y supe ahí
en ese instante
que no habría ganador en este juego
que la misma antorcha que te ha de iluminar
puede quemarte con su fuego.
                                  3/27/’12
                                  Rodrigo
Anuncios

Acerca de sincalma

Tengo una boca y la se usar lo se por que se mentir...
Esta entrada fue publicada en "Deconstrucción o Alguien me Debe un Final Feliz", 2012, poemas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s