6/3/’12

Amarro mi brazo a tu pierna
en un acto que en el acto me amarra a ti
y faltándonos el respeto con las caderas
por ocho minutos no me quiero
ni me quieres afuera de ti.
 
Y te lleno de mi
y te derramas en mi
por ocho minutos
no estuvimos ni aya ni aquí.
 
Para esas veces en que me desvivo por vivir
guardo en el bocillo la vampira navaja
que me recuerda lo fácil que es morir
la vampira navaja que por ocho minutos
no tuvo lugar en mi existir.
 
Se que soy de esos socialmente inadaptados
que se sabe rodeado de amigos
un ermitaño asustado
atrapado
encarcelado en el mismo caracol
que para si ha escogido
pero por ocho minutos
nada de eso necesitó tener sentido.
 
Por ocho minutos fui libre
por ocho minutos fui tu esclavo
por ocho minutos fui tuyo
por ocho minutos fuimos uno.
 
Ocho minutos que derrumbaron
todos esos muros que levantamos al abrir los ojos
que nos impiden verlo todo
ocho minutos sin miedo
sin dios
sin decoro…
… ocho minutos.
                          6/3/’12
                          Rodrigo
Anuncios

Acerca de sincalma

Tengo una boca y la se usar lo se por que se mentir...
Esta entrada fue publicada en "Comebebechingavive", 2012, poemas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s