4/29/’14

Tu sonrisa vertical
tu imprudente mueca
el santo grial
de mis puñetas.
 
… y me mentiste en horizontal
dándome la espalda
yo hice lo propio
mirándote a los ojos…
… y le mentí a tus pestañas
nunca a tus nalgas.
 
¿Recuerdas cuándo en la madrugada
me ahogaba el miedo…?
¿… cuándo me tajeaba el pecho?
y entre sollozos
tiritaba y repetía:
“!ya no puedo… ya no puedo!…
¿lo recuerdas?
pues yo quisiera poder olvidarlo
en especial ahora
que ya no puedo refugiarme bajo tu falda
esconderme en tus pelos.
4/29/’14
Rodrigo
hchdpqsepm
Anuncios

Acerca de sincalma

Tengo una boca y la se usar lo se por que se mentir...
Esta entrada fue publicada en "Souvenir" (Corrientes 915), 2014, poemas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s