6/18/’14

Intenté ser valiente
pero esconderme de la gente
parece ser lo natural
esconderme de todos ellos
tras el pálido reflejo
de una virgen sin altar.
 
Intenté la fe
                el té de camomila
y el inútil acto de la confesión 
inútil como los perdones
los perdones que le pedía 
los perdones que me dio.
 
Quizá  lo olvidó 
quizá nunca le importó 
pero nos prometimos el mundo
y el mundo nos cupo (como dicen) 
en una canción.
 
Suya la melodía 
mía la poesía 
y aunque nunca aprendí 
a amarrar la noche al día… lo intenté
… lo intenté para no perderla
para saberla mía… y fallé.
 
… y se fue llevándose consigo la fe y los altares
el sueño 
             la poesia y la canción 
y eso que lía la noche al dia
curando la resaca
que junto a ella jamás me dio.
                                          6/18/’14
                                          Rodrigo
mpepesqyuejfapecv
Anuncios

Acerca de sincalma

Tengo una boca y la se usar lo se por que se mentir...
Esta entrada fue publicada en "Souvenir" (Corrientes 915), 2014, poemas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s