12/29/’14

Aunque el calendario me contradiga, no duró poco, duró lo que tenía que durar, un día mas hubiera sido un evento apocalíptico; con su respectivo thunderdome.

Rompimos camas. Lloramos. Nos golpeamos.Bebimos nuestra sangre. Todo empezó cuando me pidió un beso. Todo terminó cuando se negó a volverme a besar… mi barba aún olía a ella.

Supongo a estas horas es cuando mas la echo de menos. La leche sobre mi panza y el extrañarla tanto, son pura coincidencia. Volvería a matar solo por escucharla reír. Mataría tres veces mas, solo por hacerla venir. Pero esto de puñetas de madrugada, es solo cosa de aburrimiento.

Pensaba en sus dientes en mi pecho. Pensaba en como me mordia sin dejar de mirarme. Bebia de mi. Pensaba en las cortaditas, los tajitos que le hacia bajo las tetas para beber de ella. Sus tetas esconden las mas hermosas diminutas cicatrices. Mi pecho ostenta tres.

La última vez que la vi no dijimos mucho. Saqué mi navaja, abrí mi antebrazo y ella se pegó a mí como si en el infierno no le dieran de comer. Se pegó a mí y me tragó. Calle San Francisco, junto al callejón. No me besó, hace meses ya me había dado el último no.

Trixie. Pensaba en Trixie.
12/29/’14
Rodrigo

wpid-lpdltysbpttst.png

Anuncios

Acerca de sincalma

Tengo una boca y la se usar lo se por que se mentir...
Esta entrada fue publicada en desvarios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s