7/30/’15

“¡Hazme algo que duela!” Suplicaba Trixie entre contoneos y guturales gemidos. Quizá no fue el momento ideal. Quizá todo sea en pos de martirio. Su nervio hinchado tan cerca de mi y yo que me acabo de afilar los colmillos. Y mi navaja vampira, ahí, temblando en el bolsillo de mi pantalón, esperando ser llamada a la acción como soldado harto ya de esconderse en sucias trincheras.

-¡Que duela! ¡Hazme algo que duela!
– Si, pero cura tu las heridas. No puedo ni quiero hacerlo yo. Mira Beatriz, que con cautela nunca nos llegará esa elusiva muerte gloriosa.
                               7/30/’15
                               Rodrigo

jpptrejclp

Anuncios

Acerca de sincalma

Tengo una boca y la se usar lo se por que se mentir...
Esta entrada fue publicada en "Canas y Cicatrices", 2015, desvarios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s